La muerte para el poeta

A celebración del natalicio del poeta chileno Vicente Huidobro

La muerte del poeta

Murióse el bardo, el de la lira de oro,
El que cantaba trémulo de amor,
De cuyas notas en raudal sonoro
Se escapaba un gemido de dolor. 

Murióse abandonado en su cabaña
Porque el mundo jamás lo comprendió,
Llamóle loco y en su fiera saña
Sus ideales por tierra le arrojó.

Y fue una noche. El viento suspiraba
Con dolorosa voz una elegía
Mientras el pobre bardo agonizaba
Descolorido el rostro, el alma fría.

En vano con su vista desmayada
Busca aquella mujer que tanto amó.
No está junto a él la prenda idolatrada
Que en sus versos tiernísimos cantó.

¿Recuerdas?
¿Recuerdas? Con su dulce melodía
Sollozaba Beethoven en el piano,
Y evocado de nuevo por tu mano
Más romántico y tierno parecía.

En el cielo contigo me sentía,
Y ese llanto de notas tan lejano
Despertó en mi alma un misterioso arcano:
La diosa te creí de la armonía.

Del libro Obras Completas Tomo I

Por Vicente Huidobro.

Deja un comentario