Al Estilo Mathey

  • Política de septicemia

Buen día apreciado lector:

Xalapa, Ver.- Personaje de antaño pero también de hogaño, de ayer y de hoy, de los sesentas a los dosmiles, inquieto, dinámico, ingenioso y dicharachero de alegre talante, como los buenos hombres viejos del campo veracruzano.

Hijo y sobrino de los dos “hombres fuertes y poderosos” de Platón Sánchez, durante la antigua hegemonía priísta, el profesor Raymundo y el político Guilebaldo Flores Fuentes, la semana pasada hijos, sobrinos, nietos y demás familiares junto con entrañables amigos y este reportero, celebramos el cumpleaños número ochenta de Don Raymundo Flores Bernal.

Nacido y criado en el campo generoso de la añorada tierra huasteca donde afamó a su rancho El Retiro; político, escritor, que tuvo también el privilegio de ilustrarse en el recinto de la academia, pícaro por naturaleza, versista amigo de los inolvidables, Octavio Sentíes, Guillermo Cházaro Lagos y Yayo Gutiérrez, cuando le dije que Yayo fue mi padrino la alegría se dibujó en sus ojos: “me traes un gran recuerdo de mi querido amigo; yo  tengo referencias tuyas, por tu columna Al estilo Mathey”.

Sencillo y bondadoso, Don Raymundo Flores Bernal se desempeñó como diputado local y federal, Secretario General de la Regencia de la Ciudad de México, y alto funcionario de la Secretaría de la Reforma Agraria, entre otras tareas.

Acompañado de su esposa Doña Olga Lomán, sus hijos Raymundo, Carlos, (seguramente en espíritu) Jorge, Olga, Guile; de parientes y amigos queridos como Magno Garcimarrero Ochoa, don Fernando Riaño Barradas y su esposa doña Hortencia; Marcos Flores, el doctor Carlos Aguilera González, Enrique Martínez, el doctor Enrique Moreno Polo, Carlos Grayeb, don José Antonio Vázquez Figueroa, Antonio Soberanes Shepard y los  ex alcaldes de Platón Sánchez, Javier Argüelles Medina y Plutarco Hernández Sagahón.

Fueron buenos momentos de convivencia también con el bien admirado cuate, recordando diversos escenarios plagados de anécdotas, al estilo Garcimarrero, quien también a sus 80 ya lleva publicados 17 libros; el último se llama “Alburemas”, que recién presentó en la feria del Libro de la Plaza Lerdo donde confiesa sin pena: “fueron 40 gentes nada más y hoy regalé dos a mi compadre Mundo Flores, uno para que se le quite lo pendejo y el otro por si se le pierde el primero”.

Entrados en ambiente don Raymundo responde que sí “me veo fuerte, pero como le pasa a esos carros usados que llevan a los lotes, los pulen, los brillan, pero les levantan la tapadera del cofre y ves los pinches cables todo oxidados, la palanca de velocidades ya no echa reversa, pura carrocería brillante pero con motor que ya no funciona”.

A opinión de hombre sabio que ha visto de todo con los gobiernos ¿como ve el panorama actual de la política en Veracruz?, cuestiona el reportero:

“Primero te cambio eso de hombre sabio por hombre viejo; la política de Veracruz ha sido una línea de septicemia; igual toda la vida, pero ahorita estamos en uno de los picos de abajo.

-Lamentablemente. Y ¿cuándo se va a resolver?

-Cuando lleguen los idus de marzo en nuestro calendario. A mediados del sexenio vamos a ver qué curso toman las cosas, y si surge algún movimiento renovador va a ser faccionario, va a ser interno, la oposición ahorita está desdibujada.

-Oiga, y ya acá entre nos, hábleme del paso de los gobernadores que ha tenido Veracruz, ¿cómo los califica, buenos, malos?

-No te puedo decir los más buenos; te puedo decir los más malos…, pero mi  discreción de político ¡me impide nombrarlos!”.

Tenga el lector paz y armonía en su hogar y cuidemos el agua.

Deja un comentario