UNO MÁS DE LOS ENCARCELADOS POR YUNES, SALE DE PACHO VIEJO

Por Juan Salomón

Nos conocimos hace años y dejamos de vernos. Lo más probable es que ni siquiera recuerde a este reportero. Siempre andaba este hombre bien vestido, muy formal. Todo un gentleman o metrosexual, como gusten llamarlo. Lo nombraron fiscal y no perdió su elegante sencillez en lo personal, aunque algunos lo consideran pedante, chocante y… fisculín “para servir a usted”, gracias a esa chispa del periódico jarocho Notiver.

Ayer salió del penal de Pacho Viejo para seguir el juicio desde su domicilio igual que tantos peces grandes, medianos y pequeños que poco a poco han abandonado la carcel. Todos ellos, atrapados por el largo brazo del “vengador justiciero”, Miguel Ángel Yunes Linares, mismo que también alcanzó al ex

gobernador Flavino Ríos y al otrora temible y poderoso Arturo Bermudez Zurita, entre otros, y dejó todo preparado para recibir con las rejas abiertas de par en par a Javier Duarte de Ochoa, actualmente preso en México, por delitos del orden federal. Acá lo procesarían por ilícitos del fuero común.

Pues bien, Luis Ángel Bravo Contreras entró a y salió de Pacho con la misma dignidad y galanura. No sabemos aún si de veras es responsable de los delitos que le imputan, como desaparición forzada de personas, tortura y otros. Pero ya está en su casa. Era el último de los altos funcionarios de Duarte que permanecía en prisión.

En sí, esto significa que la Fiscalía General del Estado hizo mal su chamba y cometió errores que permitieron la salida del ex fiscal o que éste es inocente de los cargos que le imputan y que fue víctima de una vil venganza política.

Yunes debe estar retorciéndose de coraje. Javier Duarte de tristeza, pues a él le esperan todavía varios años más en prisión.

Aunque dicen que caras vemos, corazones no sabemos o que las apariencias engañan, los que conocemos a Luis Ángel Bravo Contreras no nos lo imaginamos ordenando ejecuciones, torturas u otro tipo de abusos contra delincuentes o personas inocentes.

¿Ustedes qué opinan, amigas y amigos?


Deja un comentario